+44 (0)1372 209936

Servicios de localización y adaptación

A menudo, producir un texto en otro idioma no se reduce a traducir su contenido. Muchos de los proyectos que realizamos en el campo del marketing, la psicometría y las evaluaciones requieren un grado superior de adaptación para garantizar la equivalencia cultural y funcional de los textos traducidos.

A continuación mostramos dos servicios que ofrecemos para textos necesitan más que una «simple» traducción.

Localización

A menudo, traducir un texto a otro idioma no es suficiente; es necesario localizar elementos que contiene al mercado de destino para que la traducción «suene» familiar.

Por ejemplo, en España, la fecha «11 de agosto de 1988» se escribe 11/08/1988.

En EE.UU., la misma fecha se entendería como 8 de noviembre de 1988, ya que el mes se escribe antes que el día. Por lo tanto, cuando el país de destino es EE.UU., hay que utilizar el siguiente formato para las fechas: 08/11/1988.

Hay otros muchos aspectos que puede que se deban localizar, como por ejemplo:

  • Las horas
  • Las monedas
  • Los números de teléfono
  • Los pesos y las medidas
  • Las imágenes y los iconos
  • Los colores
  • Convenciones (formatos de nombres, estructuras de correo electrónico, etc.)

Adaptación

En algunos casos, la localización no es suficiente y hay que adaptar más el contenido para garantizar la equivalencia entre el texto original y el traducido. Esto ocurre principalmente cuando se traducen textos altamente especializados, como pruebas o evaluaciones tanto clínicas como no clínicas.

Un ejemplo típico de esto sería una evaluación que incluya ejercicios en los que se pida a la gente que calcule cantidades de dinero. Es necesario hacer lo siguiente para asegurarse de que las preguntas funcionen una vez traducidas:

  • Hay que hacer la conversión de la cantidad de dinero a la moneda local del país de destino.
  • Puede que sea necesario ajustar las cantidades para garantizar que sean significativas en el país de destino. Cuando Italia todavía utilizaba la lira como moneda, no habría tenido sentido convertir 1 dólar en 1 lira sin más, ya que 1 lira prácticamente no tenía valor.
  • Las cantidades también tienen que ser relativas: una evaluación con un juego de roles puede requerir que alguien vaya a una tienda y calcule el cambio que le dan al finalizar sus compras. Si se usa un billete de 50 dólares para comprar algo de comida, hay que tener en cuenta que esta cantidad puede representar el salario mensual de una persona en otros países, así que es posible que un billete de esta cantidad no se pueda usar en el país de destino.
  • Por último, en EE.UU. hay monedas de dólar, 50 centavos, 25 centavos (quarter), 10 centavos (dime), 5 centavos (nickel) y 1 centavo (penny). En muchos países europeos, se usa el euro como moneda y las denominaciones son distintas. El hecho de tener distintas denominaciones para las monedas y los billetes hace que el cálculo se tenga que adaptar.

 

Otros ejemplos de aspectos que es posible que haya que localizar o adaptar son las listas de palabras en ejercicios de memoria o las unidades de medida en pruebas de aptitud (por ejemplo, a veces hay que hacer una conversión del sistema métrico al sistema inglés).

Un ejemplo final de localización y adaptación es el cálculo del número de baldosas para cubrir la pared de un baño.

En el ítem de la prueba psicométrica original, la pared medía 10 por 5 pies y las baldosas medían 6 pulgadas cuadradas. Si se localiza esto para un país que utiliza el sistema métrico, el cálculo sería de aproximadamente 3 m x 1,5 m y las baldosas medirían 30 cm². El nivel de dificultad cambia si los tamaños se localizan a las medidas métricas equivalentes.

Por consiguiente, cambiamos el tipo de habitación a una oficina, las baldosas de pared a baldosas de moqueta y el tamaño de las baldosas a 50 cm². De esta forma, el suelo de la oficina podía medir 10 por 5 metros y era razonable que las baldosas midieran la mitad de un metro cuadrado, manteniendo así la respuesta y el nivel de dificultad relativo del ítem original.